Asset Publisher

angle-left Un viaje alrededor del mundo con Claire Duacheux para descubrir las tendencias del sector de las bebidas
10 September 2020

Un viaje alrededor del mundo con Claire Duacheux para descubrir las tendencias del sector de las bebidas

El mercado global de las bebidas ha cambiado mucho en los últimos años. También los productos han cambiado, por ejemplo, el vodka tuvo un gran auge en el pasado, pero ahora está disminuyendo el consumo. A la vez, hay productos que están experimentando una curva de crecimiento exponencial de ventas, como la ginebra y el tequila, y otros incluso han alcanzado niveles récord de ventas, como el coñac, no obstante la amenaza de una fuerte subida de impuestos por parte de la administración Trump.

Van muy bien el whisky y el bourbon. Algunos expertos han afirmado que posiblemente este último licor experimentará un gran repunte en los próximos años.

Todas estas estadísticas están condicionadas directamente por la preferencia de los «millennials» por las destilerías artesanales y por su patrón de consumo en general.

Hasta hoy, podemos afirmar que se nota un deseo global de consumir alcohol y bebidas espiritosas en modo diferente a como se hacía en el pasado, especialmente en el caso de los consumidores occidentales. De hecho, estos prefieren los productos bien hechos, con materias primas de excelente calidad y elaborados con métodos tradicionales o pseudotradicionales.

Actualmente, las destilerías artesanales han conseguido beneficiarse de una cuota de mercado que hasta ahora habían detenido solo los gigantes del mundo de las bebidas. Esta tendencia ha obligado a todos los productores, grandes y pequeños, a reconsiderar no solo sus productos, sino también –y sobre todo– sus envases.

Hoy, más que nunca, el envase debe tener la capacidad de comunicar la calidad y la autenticidad de un producto. Especialmente en el mercado de los licores, se percibe un enfoque cada vez más centrado en la elección de los tapones. En efecto, el tapón, otrora rasgo casi inadvertido, ha pasado a ser un accesorio decorativo genuino y una parte integral del envase cada vez más fiel a los valores de la marca.

Usar los envases y los tapones como herramientas de comunicación genuina es una tendencia imperante en mayor o menor medida en todo el mundo. Y para satisfacer esta nueva demanda, nosotros, en Tapì, estamos avanzando en varios frentes.

México y Estados Unidos, por ejemplo, representan mercados muy estratégicos para nosotros. El tequila ha experimentado un enorme crecimiento en los últimos años y también existe un gran potencial en el mundo del mezcal.

Estados Unidos es estratégico por diferentes motivos. Uno de ellos es el éxito del bourbon y de las destilerías artesanales, que ya cité, puesto que es importante ser puntual en las entregas y receptivo con los servicios locales cuando se suministra este tipo de productos.

Francia sigue siendo un país clave para nuestra actividad, gracias al coñac, que, para nosotros, es un producto muy importante, habida cuenta de la facturación del Grupo y su posicionamiento en este nicho de mercado específico. Además, confiamos en obtener excelentes resultados con otros productos, como el whisky francés, la ginebra, el ron, el vodka y otros licores, así como con productos de la industria de perfumes, cosméticos, condimentos y, dentro de poco, con la cerveza artesanal.

Otro mercado estratégico para el Grupo es Escocia, obviamente, pues ofrece un enorme potencial de desarrollo para toda la empresa. Además, seguimos trabajando con algunos mercados tradicionales, como Italia, Alemania, España, Gran Bretaña y América Central y del Sur, donde estamos siguiendo atentamente el posible auge de la cachaza prémium y superprémium.

En los últimos años, hemos notado que Asia oriental e India están experimentando un crecimiento en cuanto a la producción de bebidas espiritosas, y por ello estamos dirigiendo nuestros esfuerzos para encontrar nuevos clientes potenciales en este territorio.

 

Pensar en modo global, actuar a nivel local.

Esto es lo que nos exigen cada vez más nuestros clientes, y este es el lema que podría resumir mi función como Gerente de Cuentas Estratégicas Globales.

Para operar a nivel mundial se requiere un plan de contingencia sólido y, al mismo tiempo, es necesario contar con un servicio local adaptado a las necesidades de los diferentes mercados.

Mi trabajo implica una determinada capacidad de negociar con los contactos de todo el mundo, sin pasar por alto ni «ofender» a los contactos locales, que son fundamentales, tanto como compradores como en el desarrollo de los envases. Esto requiere una cierta diplomacia en mis relaciones con los clientes y adoptar distintas formas de trabajo.

Diría, por ejemplo, que tengo que trabajar con diferentes husos horarios, considerando donde viven mis clientes, y tengo que viajar a menudo. Es útil saber comunicar en varios idiomas, además de la lengua materna, en mi caso el francés. Obviamente el inglés y el italiano son útiles para las comunicaciones internas y con algunos clientes clave, y también en español por las mismas razones. E igualmente importante es saber trabajar en equipo y tener la capacidad de reunirse alrededor de una mesa en diferentes departamentos de la empresa, como la Dirección General, Ventas, Marketing, Compras, I+D, Producción, Calidad, Administración u otros.

No se puede cerrar una negociación por 80 millones de tapones sin trabajar en equipo. Es imposible. Y quizá esta sea la parte más interesante de mi nuevo cargo en la empresa.

Tengo la suerte de trabajar con colegas fantásticos, que poseen capacidades increíbles. Y estoy convencida de que cuando se logra un gran éxito, se disfruta más si es fruto del trabajo de equipo.

Este artículo ha sido publicado en nuestra revista impresa TapInk.

Solicite su ejemplar para mantenerse actualizado sobre el mundo de Tapì.

 

Related Assets

Asset Publisher